«La investigación aporta una visión dinámica de los grupos de empresas sobre las relaciones jurídicas individuales, brindando soluciones y criticando ciertas posturas dogmáticas que comparten tanto la doctrina científica como los tribunales».

Los grupos de empresas es un tema de gran actualidad que no deja de ser estudiado y debatido por la doctrina y la jurisprudencia de los distintos sistemas jurídicos del orbe. Un repaso por las bases de datos evidencia claramente el aumento exponencial de las resoluciones judiciales dictadas sobre la materia, pero a su vez la dificultad de diversas cuestiones que se suscitan. En razón de estas circunstancias, la investigación del Dr. Ubillús Bracamonte resulta ser de gran interés y apunta hacia una definición de los grupos de empresas desde el punto de vista individual del Derecho del Trabajo. Además, se analizan los principales cuestionamientos que los procesos de reestructuración laboral producen en el seno de esta organización policorporativa.

La obra se encuentra ordenada en cuatro capítulos. En el primero, denominado: «cuestiones propedéuticas sobre los grupos de empresas», el autor esboza las circunstancias socioeconómicas que conllevaron al surgimiento de este fenómeno, como mecanismo de organización empresarial. Luego de esto se analiza y critica la respuesta que ha otorgado el legislador español al fenómeno empresarial, los principales tipos de grupos existentes y, por último, se definen los elementos esenciales que caracterizan a todos los grupos de empresas, como son –a entender del autor– la pluralidad de empresas y la dirección unitaria, distinguiendo a este último elemento de las situaciones de control o dependencia de una empresa sobre otra.

En el segundo capítulo, titulado: «elementos adicionales para la configuración del grupo de empresas a efectos laborales», se realiza un estudio evolutivo del tratamiento jurisprudencial de este fenómeno en España. Y, a continuación, se plasma un pormenorizado análisis de los indicios adicionales que la jurisprudencia social española exige para la extensión de la responsabilidad laboral entre las empresas de un mismo grupo. Además hace notar las divergencias interpretativas que existen entre los magistrados del Tribunal Supremo español, con la finalidad de anticiparse ante un posible giro jurisprudencial.

En el capítulo tercero, intitulado: «circulación de trabajadores entre empresas del grupo», se procede al estudio de las diversas formas a través de las cuales un trabajador o, en todo caso, un conjunto de trabajadores prestan servicios para varias empresas de un grupo, como mecanismos de reestructuración laboral que buscan la adaptación de la mano de obra a las necesidades de esta organización empresarial en pluralidad. Asimismo, se presta atención a la subcontratación intragrupo y, en especial, a las particularidades de la circulación del personal de alta dirección.

Llegando a esta parte del libro se puede concluir que, a entender del autor, el fundamento de la extensión de la responsabilidad laboral entre las empresas de un mismo grupo se produce por constatarse que todas o algunas de ellas actúan: 1º) como una organización laboral, 2º) como una pluralidad de empleadores dentro de una misma relación jurídico laboral o 3º) por verificarse el abuso de la personalidad jurídica de una o varias de las empresas del grupo en beneficio de otra u otras.

1º. El Grupo de empresas como una unidad organizativa laboral

La noción de un grupo de empresas como una unidad laboral es el fundamento de la atribución de una responsabilidad solidaria entre ellas, y, a su vez, sirve como parámetro para afrontar algunas instituciones en las que es vital determinar la dimensión de la organización empresarial, como sucede en el caso de que se designe a la empresa como centro de imputación para determinar si nos encontramos o no ante un despido colectivo.

El autor considera que el grupo de empresas puede llegar a configurar una sola organización laboral, en razón de que funciona como una unidad organizativa, conformada por una pluralidad de personas jurídicamente distintas. Por ello, concluye que en el caso de un conflicto judicial, es necesario traer al proceso a todas las empresas del grupo para determinar si todas o algunas de ellas se comportaron como una sola organización laboral o, de ser el caso, como un conjunto de empleadores.

2º. Grupo de empresas como una pluralidad de empleadores

En segundo lugar, se considera que el grupo actúa como una pluralidad de empleadores cuando las empresas que lo conforman no llegan a crear una sola organización laboral, sin embargo, todas o algunas de dichas empresas se benefician de las prestaciones que brinda un trabajador o un conjunto reducido de trabajadores en favor de todas o varias empresas del grupo.

3º. Abuso de la personalidad jurídica de una o de varias empresas del grupo en beneficio de otra u otras del mismo

Distinta es la situación, considera el autor, cuando lo que se intenta es eludir las responsabilidades laborales de una o varias empresas del grupo en beneficio de otras, dado que en estos supuestos no se llegaría a configurar una organización laboral en forma de grupo, sino un abuso de la personalidad jurídica de las empresas agrupadas en perjuicio de los trabajadores vinculados a las empresas defraudadas. En estos casos, el autor concluye que corresponderá desconocer la personalidad jurídica de las empresas involucradas y atribuir responsabilidad a los defraudadores, los cuales pueden ser otras empresas del grupo o los miembros que han constituido a la empresa defraudada, según sea el caso.

En el cuarto capítulo, bajo el título de: «reestructuración empresarial en las empresas del grupo» se aborda el tratamiento del despido colectivo, la transmisión de empresa y la inaplicación del convenio colectivo en el seno de un grupo de empresas. De todos estos mecanismos de reestruturación se presta mayor atención al despido colectivo debido a su magnitud cuantitativa tras el recrudecimiento de la crisis económica. Por último, en la parte final de la obra se adjuntan unos anexos sobre la legislación, jurisprudencia y un esquema general de la obra, los cuales facilitan la comprensión del fenómeno interempresarial de forma rápida y dinámica.

Es importante señalar que el tema elegido ha obligado al autor a recurrir a la doctrina (científica y judicial) de diversos sectores del ordenamiento jurídico, con la finalidad de afrontar los temas planteados con una visión omnicomprensiva del fenómeno, aunque teniendo siempre presente los principios que inspiran al Derecho del Trabajo, dado que es en esta rama del Derecho en el que se inserta la investigación que ha realizado.

La investigación se ha elaborado con un exhaustivo tratamiento de la jurisprudencia social española, destacando especialmente la amplia atención a la jurisprudencia de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo español, así como del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de la Audiencia Nacional española y los pronunciamientos más importantes expedidos por los Tribunales Superiores de Justicias de dicho país. Es decir, se trata de un estudio de Derecho español y europeo, lo que comporta un esfuerzo considerable para asumir un ordenamiento diverso del peruano. Se desvela así una cualidad importante del Dr. Ubillús Bracamonte: su tenacidad y capacidad de trabajo; asimismo ha debido acreditar el dominio de conocimientos de Derecho Mercantil, Civil y Laboral, dada la interdisciplinariedad que exige la materia.

En resumen, la investigación aporta una visión dinámica de los grupos de empresas sobre las relaciones jurídicas individuales, brindando soluciones y criticando ciertas posturas dogmáticas que comparten tanto la doctrina científica como los tribunales.

El libro es una versión actualizada de la tesis doctoral que el autor elaboró en el seno del equipo de iuslaboralistas de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, bajo la dirección del Prof. Antonio V. Sempere Navarro (magistrado del Tribunal Supremo español) y la Prof. a Carolina San Martín Mazzucconi (catedrática (a) de la Universidad Rey Juan Carlos). Defendida el pasado 22 de junio de 2016 ante un tribunal de altísimo nivel científico, integrado por D. José Luis Monereo Pérez (catedrático de la Universidad de Granada), D.a Ana Isabel Pérez Campos (profesora titular de la Universidad Rey Juan Carlos), D.a Carmen Sánchez Trigueros (catedrática (a) de la Universidad de Murcia), D.a Carolina Martínez Moreno (catedrática de la Universidad de Oviedo) y D. José Luján Alcaraz (catedrático de la Universidad de Murcia), la cual obtuvo la máxima calificación de sobresaliente cum laude por unanimidad; lo cual no es de extrañar, dado que versiones primigenias de distintas partes de la obra fueron galardonas con dos premios internacionales de investigación jurídica. El primero de ellos, el Premio Reina María Cristina del 2014, otorgado por el Real Centro Universitario Escorial-María Cristina (adscrito a la Universidad Complutense de Madrid) y, el segundo, un accésit del Premio Estudios Financieros, otorgado por el Centro de Estudios Financieros de Madrid.

Finalmente, no me queda más que recomendar la lectura de este extraordinario trabajo de investigación, el cual estoy seguro será de gran utilidad a los operadores jurídicos e investigadores que intente abordar el estudio sobre el tema.